miércoles, 22 de febrero de 2017

Yo también soy Peter Parker

No pocas veces ha surgido el tema "¿y a ti qué superhéroe te gustaría ser?". Que si Flash, Batman, Thor... la verdad es que las respuestas varían mucho, dependiendo de la persona y de la situación. Pero yo siempre digo lo mismo "soy como Peter Parker" y, enseguida, antes de que nadie diga "querrás decir Spider-Man", repito: "Peter Parker".

Me siento tan identificado con el joven Parker que, a veces, creo que Stan Lee y Steve Dikto me tenían en mente cuando lo estaban creando. Por supuesto, es una sensación totalmente planeada y que, doy por hecho, le pasa a muchísima gente más.

Y es que la dualidad Peter/Spider-Man es algo en lo que todos nos vemos reflejados: en nuestra vida cotidiana, por decirlo de alguna manera, no somos "nadie". Está claro que todos somos importantes, que a todos nos quieren y que todos somos necesarios en nuestros círculos de gente próxima (no necesariamente una proximidad física: se puede estar ahí a pesar de vivir a cientos de kilómetros de distancia); sin embargo, cuántas veces nos sentimos impotentes viendo algo que consideramos injusto pero que, por el motivo que sea, no podemos hacer nada.



Y ahí es dónde entra Spider-Man. Peter Parker, como estudiante y fotógrafo mal pagado, no puede dar una buena lección a la gente que le hace bullying, ni detener a los delicuentes ni, tampoco, enfrentarse a supervillandos. Pero Spider-Man sí.

Nosotros, como personas normales y corrientes en un mundo en el que, a veces, las injusticias ocultan la cara amable de la realidad, no podremos hacer nada en la mayoría de ocasiones. Pero nuestro sentido arácnido está ahí, palpitando, esperando el momento adecuado para actuar.

No puede el trepamuros sin el estudiante. No hay superhéroe sin fotógrafo mal pagado. Por eso yo soy Peter Paker. Porque, de alguna manera, también soy Spider-Man.


Como Peter, también he tenido que sufrir risas y burlas en el colegio. También he tenido que pasar por situaciones angustiosas. También he creído que no lo conseguiría.

Pero, como Spider-Man, también me he levantado una y otra vez, intentando hacer siempre lo correcto. También he superado todos los obstáculos, hasta llegar dónde estoy ahora.


Recordad: un gran poder conlleva una gran responsabilidad. El poder lo tiene Spiderman, pero la responsabilidad le corresponde a Peter Parker.

Yo tengo ese poder. Yo tengo esa responsabilidad.

Yo soy Peter Parker.

«Eres mucho más fuerte de lo que crees y de lo que imaginas.» (Superman).

Etiquetas:

2 comentarios:

A las 23 de febrero de 2017, 9:42 , Blogger Jaime Villarejo ha dicho...

Como siempre, buen artículo, aunque hoy particularmente me ha gustado especialmente. Sigue así y aguanta, Peter! :-)

 
A las 24 de febrero de 2017, 16:23 , Blogger David Maldonado ha dicho...

¡Gracias!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal